13 jun. 2011

Comenzando Vacaciones

Me encontraba nerviosa por realizar un viaje de 6 horas sola en un autobús, normalmente alguien me acompaña, pero lo que más me traía en mi cabeza era la persona que se sentaría junto a mí, ya saben, el que ronca, el que ni saludas pero te habla todo el viaje y solo detiene para respirar, el que se duerme y te agarra de colchón para estar cómodo o algún viejo loco.


Fui como la tercera en subir y me acomode en mi lugar (siempre junto a la ventana), y me puse los audífonos y la música a todo volumen, y deje que el tiempo me dijera quien sería mi compañero. Solo veía pasar la gente, señoras ya grandes, hombres que te daban mala espina, hasta que mis ojos quedaron embelesados con un hombre, un chavo como de mi edad (está bien no era lo mejor del mundo, pero si uno de los más decentes). Se detuvo frente a mí y se puso a buscar su lugar comparando su boleto con los números de los asientos, yo solo me quede viendo al frente y fingiendo estar distraída por la música, y solo viéndolo de reojo.

Su lugar resulto estar en la misma fila, pero hasta la otra ventana del autobús, y a pesar del buen taco de ojo que me eche aún seguía esperando a  la persona que se sentara junto a mí y al parecer el andaba en las mismas, Coloco su maleta debajo de su asiento y comenzó a ver a la gente cuando pasaba y volteaba para otro lado cuando alguien miraba su lugar vacío. Me dio un poco de gracia.

Y de repente las palabras mágicas sonaron por los altavoces del autobús “Señores pasajeros iniciaremos el recorrido de…” la alegría me invadió, el lugar junto a mi estaba vacío, no sufriría durante 6 horas de un compañero molesto, no lo podía creer, supongo que ese es un beneficio de viajar antes de las vacaciones oficiales o de que era un horario que es poco frecuente (a la 1:00 p.m.) Y para mejorar mi satisfacción, el chavo tampoco tenía compañero de asiento, así que estábamos yo, lugar vacío, pasillo, lugar vacío y “el”.

Tomo su maleta y la puso en el lugar vacío, espero a que apagaran las luces para sacar de su maleta su tableta y ponerse a jugar algo que parecía futbol, la inclinaba y los puntitos se movían hacia ese lugar, además de que también los movía con los dedos.
Todas las cortinas estaban cerradas así que no tenía nada que andar volteando hacia allá, pero aproveche que la televisión se encontraba por su lugar y me puse a ver la película y varias miradas furtivas hacia él  ;P 

Fue algo que no pude evitar, la tentación me ganaba. Cuando llegamos me dije a mi misma que esperaría hasta que el bajara, pero el teléfono sonó, ya me estaban esperando afuera, y el parecía que iba a esperar hasta que todos bajaran, así que tuve que bajarme sin siquiera poder verlo a detalle.

Fue algo así para recordar, porque, qué bonito es lo bonito XD

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nunca dejes de Soñar, pues así es como se logra Inventar ;)