31 oct. 2011

Un día de Locos

No es que crea en eso, puede que solo sea que al destino le guste jugar conmigo, pero siempre he dicho que atraigo la mala suerte en mi cumpleaños. Ya estoy tan acostumbrada, que ya hasta me da risa lo que pasa y este año no fue la excepción.
Recuerdan el coche del que les había hablado, ya es viejo y en cualquier momento podría haber pasado, pero resulto que fue justo en ese día.

Mi mamá vino de sorpresa a visitarnos, y como todos los hijos, queríamos impresionarla, y decidimos ir a desayunar, todo iba bien, pero un semáforo, cuando nos dio luz verde el auto se paró, ya no quiso arrancar, me toco empujar, aparte de intentar de parar a los coches para que nos dieran chance de pasar al otro carril para orillarnos, casi me llevan de a gratis un par de camionetas, hasta que un Buen Samaritano (de los que ya hay pocos) nos dio chance.
Intentamos empujarlo para que arrancara, pero nada, lo único que pudimos hacer fue estacionarlo. No teníamos el número de algún mecánico, solo una dirección de uno, así que fuimos a buscarlo, pero el taller estaba al otro lado de la ciudad y cuando llegamos él no estaba, pero nos dieron su número y cuando logramos contactarnos con el resulta que él se encontraba a unas cuadras de donde habíamos dejado el coche, así que a correr de regreso.
Al parecer es una falla eléctrica, de lo cual el no sabía, pero que en el taller tenia a un eléctrico, solo que por ser fin de semana, no se encontraba, así que hoy nos enteraremos que sucederá con el coche.
Ese día había quedado de verme con unas amigas y mi mamá con una amiga de ella, así que todos felices y contentos, solo que (y de pilón) perdí mi celular, no recordaba ningún número y ya no pude contactarme con mis amigas.


Al final del día me compraron un celular nuevo, baratito, pero nuevo ;)
Y pues con mis amigas ya habíamos salido el día anterior, así que no fue una gran pérdida, solo que ahora tenemos que andar sin coche

23 oct. 2011

Ayudando al planeta

Me siento abrumada, de mente cerrada, no tengo ideas para escribir, lo único que ronda en mi cabeza es como discuto prácticamente a diario con mi hermano, pero ni al caso. Hace unas semanas en mi clase realizamos un viaje a puebla y aprendí como se realizan los techos verdes, fue increíble, además de que ayudas a oxigenar el planeta, le das una protección térmica al edificio, también puedes filtrar y recolectar el agua de lluvia.
Aquí les presento el que hicimos en puebla, con palas y subiendo cubetas llenas de tierra hasta el techo de un segundo piso (claro, lo hicieron los caballeros de mi salón ;) y a enlodarse se ha dicho.


No es la gran ciencia hacer un techo verde, pero si requiere mucho esfuerzo, además de que como todo jardín requiere su cuidado y un riego casi a diario (depende de que plantes en él).

Bueno, los dejo, aún tengo mucho en que pensar

16 oct. 2011

Cambios


Los extrañe, tengo tiempo sin entrar al blog, bueno visite algunos, pero sentarme como antes a leerlos todos, no lo he hecho.

Hoy fue un día diferente, fue el día en que me di cuenta cuenta que mi hermano ya había sepultado a su niño interior, yo siempre pensé que el jamás dejaría que eso pasara, siempre se comportaba como niño y le gustaba contar chistes que nadie entendía, pero se reía de casi cualquier cosa. Hoy le quise contar un chiste, intente que se riera de un tipo en la calle que se asustó cuando le tocamos la bocina, pero lo único que me dijo fue que algo sobre la responsabilidad, el cuidado que debe tener uno cuando se cruzan las calles y no se cuanto más. ¿Dónde fue que dejo aquella idea de que los adultos son todos unos aburridos y paso a ser parte uno de ellos?
¿O cuándo fue que comenzó por importarle lo que los demás dicen de él?


Cuando terminas la escuela y pides a todos que te escriban algo para que los recuerdes, normalmente todos te ponen “Te voy a extrañar”, “Eres Genial”, “NUNCA CAMBIES”, la mayoría lo dice de manera vana y simplemente por escribir algo, pero son pocos los que lo dicen honestamente. Yo pensaba que mi hermano nunca cambiaria, pero hoy me di cuenta de que no, realmente tengo que aceptar de que nadie será de la misma manera para siempre