28 ene. 2015

Relato De Otubre...



El reloj ya roto marcaba las 7 desde hacía ya demasiado tiempo. Un tazón con cereal a medio comer se encontraba sobre la mesa de la cocina, la leche de un tono verdusco, seca y agrietada, mientras que en los cereales todos batidos se encontraba una cuchara incrustada justo en medio, indicaban la ausencia de un dueño.

Puertas y ventanas abiertas de par en par, solo daban duda y sospecha, invitando a todos las hojas del otoño a entrar junto con una gruesa capa de polvo para cubrir todo.

Parecía que en algún momento fue una casa hermosa de familia, pero ahora todo se había convertido en abandono, los juguetes, libros, mochilas, suéteres, bolsos y maletines esparcidos por el piso.

Nada parecía encajar, una repentina desaparición de todo ser vivo, inclusive las calles se encontraban vacías, los coches a los costados de las calles, con las puertas abiertas, daban la impresión que algo había pasado.

Cada pisada sobre el frio pavimento formaba un eco ensordecedor, mientras que las ramas secas de los arboles iban a juego con el lúgubre ritmo de mis pasos. Ni siquiera un susurro, ni siquiera un suspiro, un silencio total en la espera de algún suceso.

Nada más que un gato negro en un árbol, es lo que pude encontrar, mirando tras cada paso que daba. Nuestras miradas chocaron en algún punto y nos quedamos viéndonos las caras durante un rato, creando preguntas mudas que jamás tendrían respuesta, hasta el momento en que bajo corriendo para desaparecer entre las casas lejanas, sin antes darme una ultima mirada.


Duda, incertidumbre y una soledad infinita comenzaban a llenar mis pensamientos, mientras que un frió viento me helaba hasta los huesos.

No entendía nada, todo parecía una pesadilla de la que no podía despertar.




Escrito por Ale ;)
24 / Octubre / 2012

1 comentario:

  1. Es muy buen relato Ale, lograste la atmósfera de gran suspenso.
    Besos anisados.

    ResponderEliminar

Nunca dejes de Soñar, pues así es como se logra Inventar ;)