28 jul. 2013

Sin Planes De Verano Y Metas No Cumplidas…



Empezando en verano mi meta era obtener donde hacer las prácticas de la escuela, resultados cero. Al parecer mi estudiante interior quería solo descansar porque cada vez que me proponía salir a la calle siempre salía un pretexto, aunque claro mi mamá siempre encontraba alguna tarea de la casa para que no pudiera pasar ni media hora frente al televisor.

De improviso salió un viaje que hicimos a la ciudad natal de mi madre, lo disfrute mucho, cuando era niña todos los veranos íbamos allá, pero con el tiempo dejamos de hacerlo, así que después de unos cuantos años de no ir, esa semana me pareció excelente, y por supuesto y como todo, ya era diferente, casa que ya no existen, tiendas y locales que cambian de rubro y familiares que se mudaron o que el tiempo ya ha vencido, además de que en general la delincuencia ha cambiado el ambiente en general, pero los recuerdos alegran bastante.

Igual al inicio del verano tenía previsto leer juego de tronos la primera parte, pero repentinamente en mi camino aparecieron otros libros que me llamaron un poco más la atención: Un libro con algunos cuentos originales de los hermanos Grimm, “Alicia en el país de la maravillas”, “El Parque Jurásico”, y si es libro, porque pareciera que muchos no me creen que la película tenga libro. Y en estos momentos me encuentro leyendo en mis ratos libres “Hermosas Criaturas”, un libro que sin lugar a dudas va mejor que la película, con muchísimos más detalles. (aun sin iniciar juego de tronos :S )

Y que cuando no tengo tiempo libre ¿que hago?... 
Bueno pues le propuse a mi papá realizar uno de sus tantos sueños guajiros. Tenía años diciendo que quería un asador, pero no cualquier asador, uno de cemento y que por supuesto no se terminara oxidando como todos los de acero (por la humedad de Veracruz), pero por pi o por pa no se le cumplía el deseo. En este caso había cemento, grava, arena, y una hija con tiempo de sobra y con algunas ideas, aunque a estas alturas me digo: “Por qué no preferiste las labores de la casa???” pero luego me respondo: “Es mejor eso que lavar platos” XD  Viendo las cantidades de cemento que teníamos le propuse hacer los muros con tabique y losas de concreto. Listo, ahora hacer la cimbra, peleándome por todos lados buscando que ponerle para que el cemento no se pegara a la madera (lo cual al final fueron bolsas negras) y por cuestiones de presupuesto y mano de obra (Solo yo) solo la losa principal tiene varilla con separación de 10 X 10cm. amarrado a mano con alambre galvanizado. 

Y ya que por fin supere el paso de las losas comenzó el trabajo con los muros de tabique rojo de 2 huecos, de 12 X 12cm. y aunque antes de hacerlo todo, ya les había hecho planos y especificado alturas, al momento de verlo en real, con los tabiques ya puestos, no les gusto los espacios y las alturas, que al parecer no tengo ni idea de como debe ser un asador (lo cual es cierto) y ahí me ven quitando tabiques con cemento fresco ¬¬'


Mi única escusa ante todos sus comentaros, críticas y metidas de cuchara en plato ajeno: “Es mi primera vez que hago algo así, que lo tengo que hacer sola y sobre todo SIN COBRAR”. Hasta ahora solo me falta la parte superior justo donde se pondría el carbón, pero si lo ven desde otro punto de vista, hice una muy bonita mesa de cemento y tabiques XD

Por cierto ella es mi mascota "La Negra", una labrador y muy buena compañera de trabajo ;)


Veamos que se logra en esta mi última semana de vacaciones antes de volver a las clases.

Saludos ;)

17 jul. 2013

La Niña Con Un Corazón Mal Parchado...

Sueño con mil cosas, con la luna de compañera en un viaje por un camino jamás recorrido. 

Con mil desventuras por aventurar. Me complico con todo, le doy mil vueltas a mis decisiones y vivo entre páginas de libros. Y lo peor de todo tengo un corazón de pollo (como decía mi abuela), me hago la ruda y que nada me lastima, pero todo me duele, quiero perdonar a todos y decirles que todo está bien, que no se preocupen por mí, pero también estoy urgida por un abrazo y por alguien que me diga que me quiere más allá que el infinito.

Soy la niña de manos frías, que no habla más que lo necesario, que le gusta observar, el cielo más que nada. La que le tiene una paciencia infinita a los objetos inanimados, pero que se desespera con las personas.

Ando con el corazón fracturado, ténganme paciencia si esto parece olvidado